reconoce sus orígenes

Educación: el cambio que nos aterra

Flexibilidad, creatividad, pensamiento crítico y trabajo en equipo son algunas de las competencias necesarias para los profesionales en el 2020 ¿estamos en el camino correcto?

Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas

Paulo Freire

Publicado: 2016-08-04

Hace unos días falleció Seymour Papert, pionero de la inteligencia artificial y de la introducción de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) en el aula. Papert centró su propuesta educativa en la experiencia de aprender haciendo, partiendo del rechazo a la forma tradicional de enseñanza que implica una simple transmisión de conocimientos. 

Pappert colaboró con el desarrollo del lenguaje de programación Logo y de múltiples iniciativas para la introducción de las computadoras y la robótica en las aulas.

A propósito de esto último recordé una reciente presentación de Roberto Bustamante en el programa Mayéutica de Fundación Telefónica. Roberto describe cómo el miedo al caos afectaba el uso de estas tecnologías: los docentes tienen miedo de que algo se pierda y por eso dedican 2/3 partes del tiempo a controlar y solo 1/3 a crear.

En un reciente informe del World Economic Forum sobre el futuro del empleo se observa que los profesionales del futuro requerirán de un conjunto de competencias muy distintas a las de los profesionales del presente. Según el reporte en el 2020 los profesionales requerirán contar con el siguiente conjunto de competencias: 

- Solución de problemas complejos 

- Pensamiento crítico

- Creatividad

- Gestión de personas

- Coordinación y trabajo en equipo

- Inteligencia emocional

- Toma de decisiones

- Orientación al servicio

- Negociación

- Flexibilidad cognitiva

Observamos que por lo general se trata de las llamadas habilidades blandas y por ello es importante notar que la perspectiva construccionista de Papert podría encajar mejor en este esquema. 

Pero el reto no está en cómo hacer que las nuevas generaciones cambien hacia aquel horizonte trazado sino en cómo las actual generación de docentes (aquella que tiene a su cargo la formación de las generaciones futuras) cambie.

Esta es una tarea difícil si tomamos en cuenta que la educación es uno de los campos en los que menos se ha innovado y cambiado en las últimas décadas (y siglos). Como muestra les dejo este video en el que Papert habla sobre el cambio en las profesiones a partir del cuento de los "viajeros del tiempo".


Pensando hacia el futuro, el enfoque de "creación" del construccionismo de Papert hoy por hoy es reformulado como la co-creación del conectivismo de Siemens y Downes. En ese espacio, querámoslo o no, el cambio se está produciento (a pesar de los estándares, de los controles y las leyes) naturalmente e impulsado por quienes siempre fueron dejados de lado en el diseño de experiencias de aprendizaje a pesar de ser el centro del proceso: los alumnos.

Y ese cambio, es el que causa más temor. 


Escrito por

Jorge Bossio

Infonomista, experto en TIC para el desarrollo, políticas de Internet y gestión del conocimiento.


Publicado en

EducAcción

Bibliotecas, TIC, acceso público a la información y el conocimiento, investigación académica, el futuro de la educación superior.